Ajedrez Encarnaceno
Artículos Originales para Jugadores de Club

Entrevista al MF Antonio Almirón

mayo 11, 2015

Quisiera comenzar mi primer post rindiendo homenaje a un gran amigo, recientemente consagrado Maestro FIDE en el Torneo Zonal 2.5. , les estoy hablando del nuevo Maestro FIDE Antonio Almirón. El camino de Antonio para llegar al título no fue fácil y en esta entrevista, estimado lector, Usted conocerá los detalles de tan duro y largo camino. Les invito a que la lean con detenimiento. Antes de comenzar quisiera agradecer al Ing Julio Cesar Ingolotti y a la Federación Paraguaya de Ajedrez por las fotografías utilizadas en esta entrevista. Espero que la disfruten tanto como yo disfruté al realizarla.

Foto: Yamil Duba

NOMBRE: Antonio Sebastián
APELLIDO: Almirón Villalba
EDAD: 24 años
TÍTULO: Maestro Fide
ELO: 2302
ESTUDIA/TRABAJA: UNA FCE filial Villa Hayes, DHL paraguay S.R.L
PADRES: Justo Almirón y María Villalba
HERMANOS: Rocio (22), Justo (18), Joel (16)
EDAD QUE INICIA A JUGAR AJEDREZ:  a los 12 años

LOGROS DEPORTIVOS MÁS IMPORTANTES:
• Campeonato nacional sub 14, Campeón-2005.
• Torneo Clasificatorio Candidatura, Campeón 2008.
• Clasificatorio a Magistral Roggio B, Campeón 2010.
• IRT Cooperativa San Cristóbal, Campeón 2013 y 2014.
• IRT Verano, Posadas (Argentina), Campeón 2013.
• IRT 678, Posadas (Argentina), Campeón 2014.
• Campeón del Torneo Mayor 2014.
• IRT 400 años de la Ciudad de Encarnación, Campeón 2015.

Primeros Pasos

Sin querer mi papá me compró un tablero a los 7 años, intentó enseñarme pero destruí aquel tablerito.

¿A qué edad conociste el ajedrez? ¿Cómo fue?

Aprendí a mover las piezas a los 12 años cuando vi jugar a unos vecinos que vivían frente a mi casa, a veces las cosas pasan sin querer, mi papá me compró un tablero a los 7 años, intentó enseñarme pero destruí aquel tablerito magnético que me obsequió. En ese entonces lo conocí pero aprendí a jugarlo recién a los 12.

Jugaba una vez por semana ya que no disponía de uno propio hasta que en mi cumpleaños mi papá me compró uno pequeño y jugábamos cada vez que podíamos. Al cabo de un mes pude ganar con facilidad a los que me enseñaron a mover las piezas: Jota y su hermano, a quien apodábamos Toto.

¿En qué momento de tu vida el ajedrez pasó de ser un simple hobby a algo más profesional?

En realidad una vez teniendo 13 años. En ese entonces pensaba que no jugaría a nivel de torneos ya que decía que era solo algo para divertirme jugando, tenía un primo de nivel similar al mío en aquella época y ambos practicábamos en la Cooperativa san Cristóbal.

Una vez el profesor Valinotti lo eligió a él para ir a un torneo representando a la cooperativa y eso me molestó, ya que no lo consideraba superior a mí.
Así que como yo era alguien que no disponía de recursos propios para comprar un buen tablero y algún libro los presté de mi primo y eso diría yo fue el primer paso que di para decidir jugar ajedrez a un nivel mejor que solo el de un principiante.

¿Quién fue tu primer entrenador?

No sé si podría llamarlo entrenador [Valinotti], pero sí fue el que me dio lo inicial y me motivó siempre a mejorar y a estudiar para no quedarme en los laureles y mejorar constantemente. Él mismo me apoyo mucho a lo largo de mi carrera con libros, y consiguiendo viajes pagados para ir al exterior financiado por la cooperativa San Cristóbal.

Antonio Almirón recibiendo su premio en manos de Nelson Valinotti – IRT Cooperativa San Cristóbal.

¿Quién fue el entrenador que más influyó en tu formación ajedrecística?

Ajedrecísticamente solo tuve un entrenador y maestro que me enseñó alguna vez cuando tenía 14 años y fue el Maestro Fide Eduardo Peralta, quien me dio un salto de nivel que necesité en su momento. Luego me formé de manera autodidacta y logré todo con estudio propio, aunque sí siempre ayudado de alguna manera por mi único Maestro quien me proporcionó materiales de manera gratuita ya que lo económico nunca fue algo fácil para mí.

Elegiría al Tigre Vishy de los ’90 por su estilo de presión continúa.

¿Admirás a algún jugador en particular? ¿Por qué?

Nunca me lo habría preguntado muy seriamente pero si elegiría alguno sería al “Tigre” Vishy de los ’90 por su estilo de presión continua y gran talento para apretar a sus rivales, ya sea mediante ataques o mediante maniobras de asfixia. Luego de demostrar un ajedrez aburrido la mayor parte del siglo 21, desde que apareció Magnus está volviendo a jugar de gran manera. Me gustó mucho como jugó los últimos torneos: el campeonato del mundo y el memorial Gashimov.

¿Cuál es el estilo de Antonio? ¿Te considerás un jugador posicional, táctico, universal? ¿Tu estilo de juego se siente influenciado por algún jugador?

Me considero un jugador bastante universal ya que puedo jugar posiciones muy distintas de otras ya sea atacando o jugando posicionalmente aunque dentro de todo lo que más me gusta es presionar a mi rival. Podríamos decir que tiendo más hacia el juego posicional pero me desenvuelvo bastante bien en el ataque si es lo que requiere la posición.

La partida frente al Campeón Mundial Sub-16 Alan Pichot fue vital para alcanzar el título de MF.

Si tuvieras que elegir una partida o un torneo particular por su importancia, el resultado, ¿cuál sería y por qué?

Podría elegir muchas pero esta última frente al campeón mundial sub-16 Alan Pichot en el zonal 2.5 fue vital para alcanzar el título de MF. Fue el jugador con más rating al que le pude ganar hasta ahora (2504), además de todo es un gran jugador que no dudo llegará muy lejos.

¿Cómo entrena Antonio Almirón?
Bueno, generalmente resuelvo algo de táctica pero muy sencilla para mantener alerta mi olfato táctico más que nada. Para ello uso algunas aplicaciones que se puede encontrar en Android como Ichessfree o los problemas de ICC. Luego me concentro mucho en buscar ideas nuevas para mi repertorio, buscar planes y partidas modelo con el Chessbase. Esto toma mucho tiempo aunque siempre salgo satisfecho de la investigación. Últimamente estuve también utilizando mucho los libros de Aagaard como Calculation, que tiene muy buenos ejercicios para ejercitar el cálculo, también estuve aprendiendo finales teóricos del libro de Karsten Muller.

Recorrido del título de Maestro Nacional

El año donde entrené seriamente fue en el 2013.

Tu carrera en los últimos años despegó notablemente, fuiste vencedor de casi todos los IRTs jugados en Asunción, además de los famosos torneos rápidos de fin de semana y el año pasado te consagraste Campeón del Torneo Mayor al vencer en un durísimo match al MF Rubén Zacarías. Estos logros evidentemente fueron resultados de un entrenamiento serio y buena preparación. ¿Nos podrías comentar el camino que recorrió Antonio Almirón para lograr los títulos mencionados y culminar un buenísimo año con el título de MF?

La verdad que el año donde entrené seriamente fue en el 2013 lo cual me ayudó a mejorar mi nivel y tener la fuerza de un jugador de 2200. Hacer táctica compleja que nos daba el GM Neuris en el proyecto Élite de ese año, además de eso leí una colección de libros del GM Aagaard que me ayudaron enormemente: Maestría en el cálculo, Maestría en ajedrez y Maestría en la técnica, que fue un libro que me ayudó muchísimo a estudiar y entender finales prácticos que son de los que más se dan, con ello reforcé una parte que suele ser muy difícil y un tanto aburrida. Ahí aprendí que los finales son un mundo de posibilidades y que comprender herramientas del final como pensamiento esquemático, debilidades, entre otros, son de vital utilidad y es donde uno puede superar a varios rivales que no están bien preparados en esa área.

En el 2014 no entrené mucho, lo que sí hice es replantear mi repertorio de aperturas ya que al final del 2013 jugué muy mal y el GM Neuris antes de irse de Paraguay me dio un consejo; de pasada me dijo: “Algo pasa con tu repertorio. Velo”. Y al analizar me di cuenta que si tenía un grave problema: jugaba líneas de carácter muy agresivo donde no podría explotar mi mejor nivel. Cambié y formé un repertorio total de d4, Caro kann y Nimzoindia bastante estable y sólido donde pude utilizar mi mejor técnica en finales y lo mejor de mi juego para superar a mis rivales o alcanzar el nivel de juego de los que antes de eso me superaban muy ampliamente.

Así, en el 2014 gané el Mayor, fui bastante estable con mis resultados y no perdí con mi bestia Negra: el ahora MI Guillermo Vazquez. Jugué con bastante solvencia de negras y así terminar invicto el torneo para llegar al desempate y superar ahí a mi amigo el MF Rubén Zacarías. En tanto que luego comencé a trabajar y tome un descanso por un periodo de tiempo hasta el torneo de maestros.

MF Rubén Zacarías  y Antonio Almirón durante el Match de Desempate del Torneo Mayor 2014.

Luego de lograr el título de Maestro Nacional en el torneo mayor, clasificaste al Torneo de Maestros, hoy por hoy el torneo nacional más fuerte del país. Obtuviste una magnífica actuación ubicándote en la tabla por detrás de los cuatro Grandes Maestros, venciendo en la última a una leyenda del ajedrez paraguayo y recuperándote de un mal inicio en el torneo. ¿Podrías hablarnos de la experiencia de participar del Torneo de Maestros? ¿Cómo te recuperaste de un mal inicio? ¿Y cómo encaraste la última partida, en la cual resultaste vencedor y estabas a un paso del título de MF?

La verdad que como comente estaba algo fuera de forma. Empecé muy tímido, con miedo y con inseguridad. Fui reventado en la segunda y tercera ronda por el GM José Cubas y el MI Ricardo Kropff y en la cuarta procuré simplemente jugar algo mejor y no dejarme reventar y obtuve un sufrido empate ante el MF Latorre, lo cual me animó a intentar jugar más y dejar el miedo atrás.

Luego de una victoria con mucha suerte ante la mejor jugadora de Paraguay WFM Gabriela Vargas, unas tablas con el MI Valiente y con el GM Neuris, tuve más aliento y más seguridad. Jugué a mi parecer bien contra el GM Axel Bachmann, donde en algún momento pude haber quedado en una posición de completa igualdad. Así con la motivación y el aliento de mis amigos jugué agresivo y conseguí una linda victoria ante el MN Butti y en la última llegué con mucha confianza.

No pude preparar bien la última partida pero me dije que jugaría con todo lo que tenía y que trataría de aprovechar mis chances, así se dio y luego de una serie de errores de nuestra Leyenda quedé en posición bastante ganadora que impuse con alguna que otra dificultad pero por lo menos en ese torneo dejé el miedo y me predispuse de ahí en más a jugar todas y sea quien sea por lo menos hacerle sonrojar un poco. [risas]

El camino hacia el título de MF

El secreto es que no hay secretos, el estudio y esfuerzo siempre se recompensan con resultados.

¿Cuáles fueron las dificultades que pasaste para alcanzar el título de MF?

Venía sin una preparación previa intensa aunque sí estaba enseñando mucho y trato de dar las mejores lecciones posibles para mis alumnos, por ello las preparo con antelación y que las mismas no sean producto de la improvisación como ocurre mucho en nuestro País. Las preparo como si fueran para mí y así también aprendo aperturas, cálculo, estrategia y finales. Gracias a ello llegué preparado aunque no de la manera tradicional. Estaba fresco y dispuesto a dar lo mejor que pudiera, me tranquilicé y gracias a Dios se dieron las cosas.

Si tuvieras que elegir una partida del Campeonato Zonal, ¿Cuál sería? ¿Por qué?

Mi partida con el MI Alan Pichot en la cual gané la mayoría de los puntos que necesitaba para llegar a MF y fue donde apliqué una buena preparación de aperturas con un buen cálculo.

¿Cuál es el secreto de Antonio Almirón para lograr el título de MF?

El secreto es que no hay secretos, el estudio y esfuerzo siempre se recompensan con resultados. Una caída no es derrota, aprender a continuar y a no dejarme tirado en el suelo es lo que me hizo llegar. Quise dejarlo en muchas etapas de mi vida aunque seguí, seguí y seguí hasta que ahora lo conseguí. La perseverancia también es un talento. Tal vez no haya tenido los mejores profesores ni las mejores oportunidades pero si hay algo que tiene Antonio Almirón es que siempre sigue adelante.

Sabíamos que el zonal era la oportunidad de lograr el título ¿Cómo fue tu preparación previa al zonal?

No tuve una gran preparación previa. Las clases que impartí a mis alumnos fueron mi preparación y mi participación en el IRT 400 años de Encarnación, en donde no jugué un buen ajedrez, es más, jugué bastante mal exceptuando mi última partida donde creo que tuve actitud y esa misma actitud de esa última partida me ayudo a encarar el desafío que tenía enfrente.

Antonio como entrenador

Para mí ser entrenador es más exigente.

¿Cómo surgió la idea de la Academia de Ajedrez Magnus Carlsen? ¿Puedes citar algunos resultados deportivos de los alumnos de la Academia?

La academia surge con la falta de una buena formación en nuestros jugadores locales los cuales necesitan herramientas didácticas, motivación y cambio de mentalidad deportiva. Que sepan que vengan de donde vengan ellos pueden jugar igual de bien que un europeo o un ex URSS. Ayudarles a mejorar y que comprendan mejor el ajedrez es algo que además de ayudarme a subsistir me reconforta.

El campeón del pre-clasificatorio 2014, Emilio Centurión, y el vice-Campeón del mismo torneo, Marcos Recalde, son alumnos de la academia. Ambos jugaron en gran forma ese torneo y tuvieron una buena preparación mejorando su juego notablemente. Además de eso la academia es campeona del tradicional torneo por equipos del Club Centenario. Conquistamos ese galardón en el 2014 y este año nuevamente en la categoría B; y en nuestra primera participación en la categoría C tuvimos un desempeño bastante bueno saliendo vice-campeones.

¿Nos hablarías de tu experiencia como entrenador?

Enseñar es muy reconfortante, en especial cuando te das cuenta que tu alumno se pone las pilas, estudia y hace sus tareas, se compromete y ese trabajo en conjunto se traduce en mejora de nivel y resultados deportivos. Siempre les digo a mis alumnos «si solo estudiamos acá y cuando no te veo estas jodiendo, no vas a mejorar. Tienes que poner de tu parte ya que esto es algo dual, no solo individual».

¿Qué diferencia encontrás entre ser jugador y a la vez entrenador? En tu experiencia personal, ¿cuál rol es más exigente para vos?

Son dos roles muy diferentes, en el primero si te equivocás solo te afecta a vos y si tienes una buena fortaleza mental eso termina superándose; pero siendo entrenador mis errores también afectan al alumno, no solo en su juego sino también en lo emocional. Para mí ser entrenador es más exigente ya que aparte de estar actualizado en cuanto a información como ideas de aperturas modernas, métodos de estudios útiles, partidas didácticas y demás, también tienes que trasmitir eso que ya sabés y entender al alumno, hacer que entienda y pueda aplicar lo aprendido en el tablero. Hay que cuidar el lado emocional, no machacar al alumno cuando se equivoca, motivarlo, darle ánimos y ayudarle a superar todo tipo de situaciones.

Mirando el futuro

El ajedrez puede ser un deporte muy duro cuando las cosas no salen como esperamos, pero no se desanimen nunca.

Un consejo para los jóvenes que se están iniciando en el deporte.

El ajedrez puede ser un deporte muy duro cuando las cosas no salen como esperamos, pero no se desanimen nunca, al final del túnel siempre hay una luz. Recuerden que jugamos ajedrez para divertirnos, no solo para salir campeón y amargarnos cuando las cosas no salen como queremos. Si vamos a ser argelados y amargados mejor buscamos algo en lo cual sí podamos divertirnos. Cuando uno se divierte haciendo lo que le gusta muchas veces se dan las cosas que esperamos, pero si no, tampoco auto-flagelarnos; el ajedrez como la vida siempre da revancha.

Así que diviértanse que el ajedrez es lindo y es algo que jugamos porque nos hace feliz, no para ponernos de mal humor, nerviosos o enojados. Algo más para destacar es que el ajedrez nos ayuda a hacer nuevas amistades las cuales muchas veces se extienden fuera del deporte y duran mucho más, lo cual es muy lindo. Algunos dejan de jugar pero queda esa firme amistad que se afianza entre caballos, torres y alfiles.

Háblanos de tu visión del ajedrez paraguayo (femenino, absoluto, infanto-juvenil). ¿En qué mejoramos? ¿Qué nos falta mejorar?

El ajedrez paraguayo está creciendo en cuanto a familia y nivel. Actualmente puedo decir que tenemos muchos buenos jugadores que incluso a nivel amateur son muy peligrosos y ya he estado al borde del abismo con más de uno [risas]. Pero algo que me llama la atención es que la mayoría de mi generación por así decirlo son los que ahora llegaron a títulos FIDE y a ser jugadores de alto nivel. Antes estábamos muchos jugadores juveniles buenos participando en los panamericanos y demás ahora veo que aunque tenemos algunos buenos proyectos -entre los que sobresale Alejandrito Benítez- no estamos llegando a lo que teníamos anteriormente. En síntesis el ajedrez ha mejorado a nivel general en todo tipo de jugadores, en especial en aquellos que forman parte del top 10 nacional y los siguientes 10, pero fuera de ese rango veo mucho estancamiento, aunque como he mencionado ahora están saliendo muchos nuevos jugadores y espero dentro de poco verlos reventar a unos cuantos maestricos [risas].

¿Cuáles son tus próximos objetivos? ¿Título de MI – GM, Olimpiada?

Ahora conseguí un trabajo en una muy buena empresa, espero terminar lo más pronto posible mi carrera universitaria, me falta un año más después de este. En lo ajedrecístico sí me gustaría ver si podría llegar a MI y aunque ello sea más difícil lo intentaré. Es un nuevo camino por recorrer. Con el MF cierro una etapa pero se abre una nueva con mayores desafíos donde espero poder seguir creciendo en mi juego y si se puede ir a la Olimpiada.

Agradecimientos.

Agradecimiento especial a todas las personas que hicieron esto posible: a mi familia quienes estos últimos años estuvieron apoyándome mucho, a Julio Ingolotti, gran mecenas de nuestro ajedrez, a mis amigos los chessblunder, que me apoyaron siempre en los últimos años, a mi Novia Lizza, que me bancó y ayudó a que pueda progresar más en el ajedrez, a mi Tía María Luz Villalba, quien me apoyo económicamente en mi juventud para los viajes de campeonatos juveniles, a la Cooperativa San Cristóbal, que me dio un espacio donde poder desarrollar mi juego, conocer grandes amigos con quienes me forme gran parte de mi vida y que ahora a pesar que muchos ya no jueguen seguimos compartiendo momentos juntos, y por supuesto que podría olvidarme de alguien, pero también a todas esas personas que me apoyaron sea donde estén: Gracias!

Este artículo corresponde a la categoría Entrevista. Clasificado según los tags .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *