Ajedrez Encarnaceno
Artículos Originales para Jugadores de Club

Ricardo Castillo, el Gran Dirigente.

octubre 30, 2014

Las piezas están dispuestas sobre el tablero. Frente a mí está sentado un hombre que ha dedicado casi treinta años de su vida al ajedrez encarnaceno. Una decena de trofeos ajedrecísticos descansa sobre el armario de la moderna oficina en la que me recibe. Algunos son grandes y otros más pequeños. Sin embargo todos cuentan un capítulo diferente de la misma historia. Una historia de gloria que hoy he venido a conocer.

Ricardo Castillo Basili nació un 3 de abril de 1948 en la ciudad de Carmen del Paraná. A los 12 años, tras culminar sus estudios primarios, se muda a Asunción para ingresar al Colegio Nacional de la Capital y empezar el ciclo básico. Después de un lustro -con 17 años- regresa al sur y se instala definitivamente en la Ciudad que lo vería hacerse hombre, Encarnación.

Docente, Contador y Administrador por la Universidad Católica y finalmente hombre de negocios. Fue en esos primeros años encarnacenos, en el viejo y hace tiempo extinto almacén de don Ramón Ríos (Mcal. Estigarribia y Constitución), donde Ricardo Castillo empezaría a redactar su propia historia con los trebejos. Un relato que continúa escribiendo hoy como Presidente del Círculo Encarnaceno de Ajedrez.

El Jugador

¿Cómo fue su inicio en el ajedrez?
Apenas llegué a Encarnación conocí a un grupo de gente mayor que se reunía diariamente a jugar en el almacen de don Ríos. Me interesé en el juego y rápidamente me dediqué hasta llegar a ser un jugador fuerte después de pocos años. Mi maestro fue el finado Tote Zarza.

¿Tenía un jugador favorito en esos años?
Las revistas y libros de ajedrez no llegaban a Encarnación en ese tiempo. Contadas eran las personas que tenían un libro de ajedrez. Recuerdo que el diario Clarín publicaba un suplemento ajedrecístico al que accedíamos porque se vendía el diario en Posadas y también acá. De esa manera palpitábamos el ajedrez y los maestros argentinos eran un espejo a seguir. Por ejemplo el Gran Maestro Oscar Panno, a quien -con el tiempo- tuvimos la suerte de traer a Encarnación para una sesión de simultáneas.

¿Cuál fue su mayor logro como jugador?
Yo tuve la suerte de ser el capitán de equipo en todos los torneos nacionales en los que participó el Círculo Encarnaceno de Ajedrez. Entre la década del ’80 y del ’90 conseguimos ganar cinco torneos nacionales [extintos campeonatos en los que participaban equipos de Asunción, Fernando de la Mora, Luque, Villarrica, Pedro Juan Caballero, Concepción, Ciudad del Este y Encarnación], dos vice-campeonatos y además alcanzamos el primer puesto en dos torneos regionales en los que participaban varios equipos de Itapúa y de Misiones [Provincia de Argentina]. Como estrategia deportiva siempre jugué en el cuarto tablero y nunca perdí un punto por Encarnación. Nuestro equipo era una potencia del ajedrez en Paraguay.

Nuestro equipo [por el encarnaceno] era una potencia del ajedrez en Paraguay.

Se viene el match entre Viswanathan Anand y Magnus Carlsen, ¿quién es su favorito?
Viswanthan Anand. Es un jugador al que sigo hace mucho tiempo.

¿Quién fue el mejor jugador encarnaceno?
Hubieron varios jugadores de un nivel muy alto y parejo pero uno de los buenos jugadores que tuvo Encarnación y una persona a quien aprecio mucho es [Rubén] Retori. Un jugador cerebral, uno de los mejores estrategas. Una eminencia jugando al ajedrez.

¿Quién es el mejor jugador encarnaceno actualmente?
Hay muchas promesas, sin embargo [José] Fernández y [Fernando] Krauss son jugadores que están en una escala ascendente y si se dedican van a ser en poco tiempo los mejores.

El Dirigente

¿En qué año se integra al Círculo Encarnaceno de Ajedrez?
Cuando yo llegué a Encarnación el Círculo ya existía pero era manejado por un grupo de personas del nivel social más alto que se reunía en el Club Social. A este Club solo ingresaban socios y desde el momento que no muchos lo éramos ya no podíamos ser parte del Círculo. A los 27 años ingresé al Círculo Encarnaceno de Ajedrez que había estado abandonado durante mucho tiempo.

¿Desde qué año es Presidente del Círculo?
Soy Presidente del Círculo desde el año 1986. En ese entonces habíamos formado una Comisión Directiva -que presidía si mal no recuerdo [Damián] Alderete-, rescatamos los mobiliarios del Círculo -que se encontraban todavía en el Club Social- y los trasladamos a la nueva sede en la Asociación de Bancarios. Fue ahí donde alquilamos un salón y desde ese momento me hice cargo de la situación financiera del Círculo. Hace 28 años soy el Presidente. Varias veces renuncié porque en su momento los miembros no respondían pero al final volvíamos a organizar el Círculo y yo seguía al frente. Nadie ocupó la Presidencia ante mi renuncia, principalmente por el aspecto económico. Hubo periodos en que estuvimos en silencio, especialmente cuando yo debía ocuparme del buen momento de mis negocios, allá por la década del ’80 y del ’90, sin embargo nunca dejamos de participar de todos los torneos en los que éramos invitados.

Desde que yo me hice cargo de la presidencia del Círculo hasta hoy nadie me dio un solo peso, y golpeamos todas las puertas. De la Municipalidad no recibimos nada.

¿Es difícil ser dirigente en el ajedrez paraguayo?
Es difícil. Yo creo que el problema radica en el apoyo financiero que uno quiere tener y no puede tener. Digo esto con toda justicia. Desde que yo me hice cargo de la presidencia del Círculo hasta hoy nadie me dio un solo peso, y golpeamos todas las puertas. De la Municipalidad no recibimos nada. Y lo digo con justicia. No van a encontrar en ningún registro que la Municipalidad haya aportado algo para el Círculo. Habrá gente que quiera figurar como presidente, pero para estar hay que poner plata. Cuando viajábamos para participar en los torneos yo ponía a disposición del Círculo mis vehículos y nos alojábamos en los mejores hoteles. Toda esta ayuda financiera como dirigente me valió que me nominaran para presidir un viaje de la delegación olímpica paraguaya y también para ser vice-presidente de la Federación Paraguaya de Ajedrez, cargos que no acepté. Sí fui Presidente de la Federación de Círculos de Ajedrez del Interior. En ocasiones aporté en forma personal a la Federación Paraguaya de Ajedrez para que la delegación pueda participar de las olimpiadas.

¿Cuál es su mayor logro como dirigente?
Bajo mi Presidencia se consiguieron cinco campeonatos nacionales y es un logro que me enorgullece en lo deportivo. Ahora bien, mi máximo anhelo es poder tener un local propio para el Círculo Encarnaceno de Ajedrez. Y para eso sólo hace falta la buena predisposición de nuestras autoridades.

¿Qué falta en la dirigencia del ajedrez actual para volver a hablar de campeonatos nacionales, campeonatos regionales y clubes de ajedrez a lo largo de todo el país?
Todo estriba en la parte económica. Yo creo que si el Gobierno Nacional hubiese destinado un pequeño fondo para el ajedrez paraguayo la realidad hoy sería muy distinta. Hay muchos clubes en el interior del país y muchos ajedrecistas, pero para practicar hace falta un lugar, una sede, tableros, relojes, todo conlleva un dinero. No es mucho, pero se necesita una ayuda. Específicamente el caso del Círculo Encarnaceno de Ajedrez es diferente. Nosotros no necesitamos dinero, solo la disposición de las autoridades para decir ‘desde hoy este es el local del Círculo’.

Bajo mi Presidencia se consiguieron cinco campeonatos nacionales y es un logro que me enorgullece en lo deportivo.

¿Cuál es el primer punto en la agenda del Círculo Encarnaceno de Ajedrez?
El local propio. Ese es el sueño.

¿Cuál es la actual relación del Círculo con la Federación Paraguaya de Ajedrez?
Las relaciones con la Federación son inmejorables. Tenemos una muy buena comunicación.

¿Por qué Encarnación no tiene representantes en el Torneo Mayor Paraguayo?
Esa es una cuestión difícil pero solamente porque el ajedrecista encarnaceno es una persona que estudia o que trabaja y estar tantos días en la capital disputando el torneo es incompatible en la mayoría de los casos. Más allá de eso estoy seguro que si el Círculo Encarnaceno solicita un cupo a la Federación no habrá problemas y será un número puesto.

…mi máximo anhelo es poder tener un local propio para el Círculo Encarnaceno de Ajedrez.

Después de estas tres décadas como dirigente del ajedrez, ¿puede decir que le dejó más alegrías que frustraciones?
Más allá de todos los problemas que hemos tenido en estos años al final siempre terminé con alegrías. Problemas digo en el sentido de tener que solventar los gastos o conseguir tal o cual cosa, pero satisfacción al fin porque los logros deportivos siempre llegaron y eso es lo realmente importante. Yo puedo decir que los logros que nosotros alcanzamos ninguna federación del interior los ha alcanzado.

¿Qué es el ajedrez para Ricardo Castillo?
Es un juego, un deporte, ciencia, arte y un pasatiempo por sobre todo. El ajedrez se aplica en todos los órdenes de la vida.

Este artículo corresponde a la categoría Entrevista. Clasificado según los tags .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *