Ajedrez Encarnaceno
Artículos Originales para Jugadores de Club

Cambridge Springs, 1904

septiembre 22, 2014

El poblado de Cambridge Springs guarda entre sus recuerdos los días de gloria en los que miles de visitantes llegaban de todas partes de Estados Unidos interesados por los manantiales ricos en minerales que brotaban de su suelo. Spring es la voz inglesa para manantial. Sí, también es la voz para primavera, y como en nuestro hemisferio sur acaba de entrar la primavera, este es un buen momento para recordar esa vieja variante del Gambito de Dama declinado que conoció la fama hace más de cien años en uno de los torneos más importantes de su tiempo. ¿Qué variante? Pues la Cambridge Springs.

Era el año 1904 y Cambridge Springs se preparaba para recibir a la élite del ajedrez mundial. El gran torneo contaría -entre otros- con la presencia de Lasker, Chigorin, Schlechter, Janowsky, Pillsbury y un jovenzuelo americano de la ciudad de Brooklyn que terminaría ganando el prestigioso evento de manera invicta: Frank Marshall, fundador del prestigioso “Marshall Chess Club” de Nueva York, club donde otro americano haría historia años más tarde, Robert “Bobby” Fischer. Pero esa es otra historia.

El Gran Salón del Hotel Rider fue el lugar donde los mejores ajedrecistas de la época compitieron durante parte de abril y mayo de aquél año. La siguiente línea del Gambito de Dama fue una de las defensas más utilizadas del torneo y por este motivo terminó adoptando el nombre de la ciudad: 1.d4 d5 2.c4 e6 3.Cc3 Cf6 4.Ag5 Cbd7 5.e3 c6 6.Cf3 Da5, la defensa Cambridge Springs. Veamos un breve análisis de esta línea.

Sí, la partida entre José Raúl Capablanca y Alexander Alekhine es un clásico de estudio. Otros prodigios que utilizaron la Cambridge Springs son Smyslov, Kasparov y más recientemente Magnus Carlsen. Justamente, veamos de qué manera el actual Campeón Mundial venció a Boris Gelfand en el Torneo de Candidatos de Londres 2013. Aquél magnífico evento con un final decididamente novelesco.

La defensa Cambridge Springs perdura a lo largo del tiempo. Un homenaje a la historia. Un homenaje al Gran Torneo de 1904, donde por un momento una ínfima ciudad americana fue el epicentro del Ajedrez Mundial. 900 kilómetros al Oeste y 110 años adelante en el tiempo, otra pequeña ciudad estadounidense llamó la atención de decenas de miles de ajedrecistas de todo el mundo. Y decenas de miles no es “nadie”, como expresó erróneamente el escritor Seth Stevenson en su -por lo demás- buen artículo para la revista Slate. El Ajedrez se escribe siempre con mayúscula inicial.

Ilustraciones interiores del Hotel Rider; Pinterest

Ilustración exterior del Hotel Rider, Google Images

Información del municipio de Cambridge Springs, Wikipedia

Este artículo corresponde a la categoría Apertura y Historia. Clasificado según los tags .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *